miércoles, 14 de mayo de 2008

Rumplestilskin

En estas semanas he tenido mucho en qué pensar, y consecuentemente, tuve mucho para escribir.

Lo que me faltó es tiempo.

Tengo una historia a medio terminar que comienza así:

"
A la edad de ocho años, cuando aun no se habían establecido las líneas definitivas que separan a la fantasía de la realidad, Martín sospechó que podía hacer cosas que a los demás les resultaba imposibles"

Otra cuyas primeras palabras son:

"
Los sucesos que voy a contar están ocurriendo en este mismo momento. De alguna enredada manera, una mujer está muriendo en manos de un hombre, en una habitación, a oscuras, a dos kilómetros de mi casa, en silencio y sin que yo lo sepa"

Otra:

"
Por fin me descubrieron una enfermedad impredecible, compleja y de diagnóstico reservado. Por fin dejé de estar loco y de ser hiponcondríaco, y comencé a vivir el alivio de ser considerado un enfermo"

Y otra:

"
He descubierto que soy un mentiroso enorme. Un gran mentiroso, un tipo que aprendió a mentir de una manera perfecta y redonda. Soy un ser detestable que no sólo miente, sino que además elabora onerosos sistemas de relaciones entre sus mentiras para mantener la consistencia. Cada acto de mi vida es una estrategia de ocultamiento, de evasión o de camuflaje. Miento sin necesidad y por deporte. Ese sufrido deporte tiene, sin embargo, un par de objetivos muy claros. "

También he anotado una multitud de pequeñas y puntuales ideas surgidas en la madrugada insomne. La foto es una muestra de ese caos.
Como los desenlaces de estas historia no me parecen convincentes, y desde hace unas semanas no tengo tiempo para sentarme y resolverlas de un modo que no me avergüence demasiado, por ahora no las publico.

¿Cuál de esos comienzos les parece más prometedor?

14 comentarios:

Iota dijo...

Sin lugar a dudas, la que comienza con la enfermedad que finalmente se diagnostica.

Saludos Jorge y espero leer pronto todos esos relatos.

Apa dijo...

La primera, porque en este momento no tengo ganas de leer nada sobre mentiras, enfermedades o muerte. Hay demasiado de eso en mi vida real de lo que trato de alejarme. Terminalas o unilas a todas en un mismo relato.
La hinchada grita ¡novela!.

Apuntes+Editorial dijo...

Acuerdo totalmente con iota. Prometedora es "Otra:".
Igual espero leer todos.
Saludos

L@U dijo...

Me gusta la que empieza con "Los sucesos que voy a contar están ocurriendo en este mismo momento..."
Igual quiero leer todas =P
Saludos!

Anónimo dijo...

La última!, porque en parte me sentí identificado.
Saludos!

The Bug dijo...

No quiero ser discordante, pero a mi me apasionaría leer un relato que empiece: "En estas semanas he tenido mucho en qué pensar, y consecuentemente, tuve mucho para escribir."

Marcela dijo...

Megustaría mucho leer el que comienza diciendo "los sucesos que voy a contar estan sucediendo...." pinta bueno el inicio

igor dijo...

"Por fin me descubrieron una enfermedad impredecible" sería una continuación de "Una visita a mis mayores"?? Esa la queremos seguro. En cuanto a eso "que está ocurriendo a 2 kilómetros a oscuras y en silencio"...deme! deme! deeeemee! Se imprime y se lleva para leer en una noche tormentosa, un fin de semana vacacionistico y aterrador. Un abrazo grande.

Anónimo dijo...

el que miente! el que miente!

Anónimo dijo...

la del mentiroso es con la que mas me identifico, quisiera que sea esa!!

lacónico dijo...

El de "los sucesos..."

Anónimo dijo...

me gusta 'he descubierto que soy unmentiroso enorme

se ve intuitivo, va a salir algo muy bueno de ahí

Maria Fernanda dijo...

Propongo para nombres de nena
Isadora (regalo de la luna).

Mantis dijo...

La tercera... es la que más chances tiene de terminar en hecatombe.