jueves, 25 de octubre de 2007

Una imagen

Hace algunas semanas publiqué tres historias (aquí, aquí y aquí) cuyo tema era mi vida como discjockey.

Puesto que esta semana no tengo, ni tuve, ni tendré tiempo para escribir un relato, dejo una foto del equipo de sonido e iluminación que tantas alegrías y desazones me ha dado en la vida. La foto la tomé el sábado veinte de octubre.

Podría (y debería) explicar la historia de cada uno de los objetos que aparecen en esta imagen, pero no tengo tiempo. ¡No tengo tiempo! Aunque no me negaría a contar algo específico sobre este equipo, si alguien lo requiriese en los comentarios, pero (al contrario de lo que mienta la expresión "una imagen vale más que mil palabras") creo que una foto es algo tan despojado y enfrentado a los intereses de la narrativa, que quizás haya poco o nada para preguntar.

Muchas gracias y hasta la semana que viene.

10 comentarios:

Marcelo dijo...

El cajón de los cd tiene rueditas????

The Bug dijo...

Primero, antes que nada, no puedo evitar disparar la reprimenda: muy linda la fotito, pero los que entramos aquí esperamos las mil palabras, que joder.
Segundo, con respecto a los elementos de la foto: ¿nos contaría la historia de cómo obtuvo la espada láser que pende sobre su equipo como mascarón de proa de su arsenal, cual trofeo de cabeza de alce conquistada, simil cartelito que muestra el recorrido en el frente de los colectivos?
Si quiere, puede contarla cuando tenga tiempo pero, eso sí, en no menos de mil palabras.

Mantis dijo...

No puedo evitar preguntarme cuanto sexo consiguió, directa e indirectamente, gracias a ese adefesio electrónico.

Mantis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorge Mux dijo...

Marcelo: le puse rueditas a todo el equipo. Cada vez que lo traslado, hay un pasillo de cuarenta metros que separa mi casa de la calle.

Señor Bug: no lo contaré (por ahora al menos) en mil palabras, pero puedo decirle que esa espada láser me la gané con mucho esfuerzo, gracias a derrotar a otro disc jockey en una lucha desigual. El tenía la espada de láser violeta, y yo tenía un par de auriculares. Después de muchas artimañas, lo derroté y no tuvo más remedio que entregarme su arma.

Mantis: NUNCA conseguí sexo con ese trabajo. Ni siquiera indirectamente. Le parecerá mentira, pero tuve más éxito con eso de ser profesor de filosofía que con lo de disc jockey.

Iota dijo...

Claro... con la línea de "ah, vos querías fruir de dios? vení que te lo presento"... con esa he robado...

igor dijo...

Ese equipamiento confirma mis sospechas acerca de su real y verídica actividad. Con todo eso usted ya está listo para el viaje intergaláctico. Si parte, no nos deje sin los cuentos semanales. Le mando un abrazo pastoso, y unas frotaciones en el hombro, como esas que se propinan los actores y los estudiantes de teatro. Y por cierto, ayer me llegaron los regalos, gracias!

gabrielaa. dijo...

ya *es* la semana que venía: estoy esperando las mil palabras

Jorge Mux dijo...

Iota: yo no tengo sus contactos.

Igor: descubrió mi secreto de los viajes intergalácticos. ¿Cómo se dio cuenta? ¿Fue por ese adefesio que aparece en la foto que parece una máquina de humo? ¿Fue por mi letra temblorosa?

Gabrielaa: ya *es* la semana, pero estoy teniendo algunos problemas con enanos largos, bastones y cañaverales. Si zafo de esta, posteo algo esta semana.

Aldana dijo...

Don Mus!!! ¿No 'e medio incómodo su banquito?
El ventilador desentona, debería ser negro.