martes, 5 de junio de 2007

Sueños lúcidos del futuro

A fines de enero recibí este mail de Ayelén:

"Hola Jorge.

Anoche tuve mi primer recuerdo consciente sobre el futuro.

"Te escribo para contarte una sorprendente conversación acerca del tiempo que tuve anoche con una persona que conocí, porque de alguna forma me hizo acordar a algunos posteos de tu blog, de hecho, creo que el tema del tiempo es bastante recurrente en tus escritos, y no podía dejar de compartirlo.

"El muchacho en cuestión se llama Héctor, y es estudiante de física de cuarto año.

"Hace aproximadamente un año, escuché un comentario acerca de que tres alumnos de la universidad habían sido becados para emprender un proyecto que consistía en estudiar el tiempo. No supe más detalles al respecto, ni quienes eran, ni en qué carrera estaban, ni nada. Apenas lo vi a este tal Héctor, sospeché que él era uno de los integrantes de este proyecto, junto a un estudiante de física y otro de antropología.

"Comenzamos a charlar, y su propia convicción, así como la apasionada obsesión con el tema del tiempo (alimentada por el resto de lo que estábamos allí presentes) ayudaron a que me convenciera de lo que decía. Finalmente tuve que preguntarle si era parte del proyecto, y efectivamente era así. Enseguida me dio una explicación a lo que me había pasado: acababa de tener un recuerdo sobre el futuro. Me hablo sobre un libro que trata este tema del tiempo, y me contó lo que le ocurrió a Dune, su autor, que le sirvió de disparador para que comenzara a investigar al respecto:

Una noche este hombre soñó que en un terrible accidente morían 50 personas. A la mañana siguiente leyó en el diario la noticia, y se quedo impresionado, creyendo que su sueño había predicho el futuro. Pero en una segunda mirada, más atento, se dio cuenta de que el titular no hablaba de 50 personas, sino de 500.

Este Dune es, según palabras de hector, un gran físico escéptico, con lo cual quiso decir que es un hombre que profesa una gran desconfianza hacia los llamados fenómenos parapsicológicos. Entonces decidió realizar un investigación científica y filosófica acerca de estos asuntos. Los resultados de su investigación están reunidos en un libro cuyo titulo no anoté, pero básicamente este señor, cuestionando el carácter lineal del tiempo, intenta dar una explicación “científica” de ciertos fenómenos mentales llamados “paranormales”, como pueden ser las premoniciones por ejemplo, y por medio de esta explicación logra desligar de estos fenómenos la idea de determinismo. De este modo, según Dune, cuando una persona tiene acceso a un “hecho futuro”, no esta accediendo a un estado de cosas que deba ocurrir inexorablemente, sino a un recuerdo propio de una experiencia futura. Por eso, según cuenta la anécdota, el autor no soñó con los 500 muertos, sino con 50, cifra que el percibió en un primer momento.

Por supuesto esta charla derivó en el tema de los sueños, ya que según Dune, el sueño es un estado bastante propicio para tener recuerdos futuros. En ese contexto Héctor nos estuvo revelando ciertas técnicas que se pueden implementar para lograr sueños lúcidos, pero este mail ya se hizo muy largo, (al menos así lo percibo en este momento, que lo estoy escribiendo en Word con fuente 18)

Hasta aquí el mail.

Cuando pude contactarme con Ayelén, le pregunté por esas técnicas de sueño lúcido que mencionó en el mail. Su respuesta (también por mail) fue bastante desconcertante:

No sé de qué técnicas me hablás, pero anoche tuve un sueño en el cual supuestamente yo te mandaba un mail hablando sobre ese tema.

Cuando le mostré el mail inicial, me dijo que le sonaba familiar. “Como si lo hubiera escrito yo”. Al poco tiempo se encontró por primera vez con Héctor, el estudiante de física.

13 comentarios:

Iota dijo...

Ayelen hace esas cosas todo el tiempo.
En una fiesta salimos a dar una vuelta junto y volvimos cuando tocaba una banda.
La cuestión es que en la fiesta tocaban dos bandas y tenemos el recuerdo de haber vuelto cuando tocaban cada una de ellas. Dos recuerdos, divergentes pero superpuestos.

Salut

Chinita Jodida dijo...

Me gustó mucho el cuento (y a riesgo de que me tilden de pirucha, tengo que confesarle que a mi me pasó)

tunicia dijo...

Qué bueno que en estas épocas de becas flacas (Tom Sharpe dixit) a alguien le paguen por investigar el Tiempo!

En este relato me encanta como te tomás el tiempo para jugar -todo el tiempo- con el pasado, el presente y el futuro, intercambiando el supuesto orden de aparición de los sucesos.

Alejandra dijo...

No debería estar comentando nada ahora, ya que en este blog, entraré por primera vez, mañana...

Atemporales saludos.

yerbanohay dijo...

y sí, yo sostengo la teoria doce monos: todos los supuestos extraterrestres son tipos que vienen del pasado. Incluso esos que mutilan a las vacas (bueno, mutilan por ahí un tiempo y por un tiempo se calman o se mudan a centroamerica aprovechando la fama del chupacabras) tambien seguro que vienen del futuro a prevenir algo, o a cagarse de risa, que se yo.

Laura Berra dijo...

Como siempre, muy bueno. Además por cierto hay técnicas para recordar los sueños. Saludos,

Doctor dijo...

Mmmm fascinante blog.

Saludos del Doctor, Crítico insolente de Blogs

http://elburladordemitos.blogspot.com/

<—X— dijo...

Hoy soñé que viajaba en el tiempo. (También me pasé la semana pensando en sueños lúcidos.) Me desperté y leí este cuento. Me pregunto si tendrá algo que ver y por más que quiera, no me respondo. Por si acaso, escribí algo en mi blog sobre una idea ligeramente relacionada que tuve en estos días. Nada me gusta más que descubrir una sintonía mental inesperada.

esteban dijo...

Me gustó mucho el cuento; gracias por poner una letra apta para chicatos como yo, je je. A ver cuándo hacemos una cena, me interesan los temas que estás planteando en tu blog. Abrazo

Chinita Jodida dijo...

Don Jorge Mux: Quiero invitarlo a participar de un juego. Las reglas están en mi último post, desde ya que entiendo si no es de su agrado.
Slds.

Anónimo dijo...

http://perrosdesilicio.blogspot.com/

ojotazeta dijo...

Me encanta su forma de escribir, realmente es de lo mejor que hay en lo poco que yo conozco de blogs, por lo menos en lo que a literatura se refiere.

Sofía dijo...

Este tema me fascina, y he aquí el por qué:
Tal vez hayas soñado haber recibido ese mail. Viste el futuro en tu sueño. Y el razonamiento sería algo así:

-Soñaste que Ayelén te escribía. (hecho futuro)
-Le contestaste.
-Te respondió sin entender nada.
-Más tarde conoció a Hector y te escribió en contestación porque para esto ya se había metido en tu blog. (este último hecho es el que soñaste en un principio).

Ahora bien, esto me lleva a dos planteos:
-Por un lado, si no hubieras tenido el sueño, no le habrías escrito a Ayelén, y ella no te habría contestado nunca ni te habría contado, consecuentemente, lo de Héctor. (lo cual me hace pensar en las casualidades pero sería otro tema...)

-Y por otro lado, la sensación de déjà vu al leer el mail por 2da vez.

Es tan solo una teoría y me divierte pensarla. Tengo también una posible explicación para esto ya que como todos sabemos, utilizamos solo un pequeño porcentaje del cerebro. A su vez, hay una dimensión sobre la cual no tenemos la más mínima idea: el tiempo. Por lo que, no me parece delirante pensar que una de las tantas partes del cerebro que no hemos desarrollado está basada en el tiempo, y por ende es lo suficientemente capaz como para saber que pasará.



... Saludos!